lunes, 17 de octubre de 2011

Los tontos del culo

Una más de los estalinistas atrincherados. Al parecer, Israel no tiene derecho a ejecutar su regulación urbanística. No sorprende, viniendo de quien viene, pero sigue asqueando el cinismo de los escribidores en tinta de bilis: la noticia debería ser que España financió una obra ilegal. O sea, que habría que buscar responsables en la administración, al incompetente que, o en su buenismo se la metieron los palestinos (ya sabemos que ese pueblo angelical incapaz del mal no podría hacer una obra sin permiso), o al que en su sectarismo ideologizado solo ve mala fe en cualquier regulación de Israel, incluso las de recogida de basura, y decidió apoyar con nuestro dinero una infracción. Estos payasos son los que, si el Algarrobico lo hubieran construido los palestinos, en vez de montar una campaña para tirarlo, montarían una recogida de firmas contra la criminal represión